lunes, 7 de enero de 2008

Día de Playa

Mis mejores veranos fueron durante mi niñez, cuando las vacaciones duraban 3 meses y mi lugar de destino era la casa de mi abuela en Valparaíso. Desde muy chica aterricé en la casa de la abuelita Rosa, me acuerdo que llegaba a la playa “Las Salinas” en Viña del Mar después de joder y joder para que mi papá nos llevara, vislumbraba el Mar y me comenzaba a sacar la ropa caminando, cuando llegaba al lugar en que nos instalaríamos con quitasol, toallas y todo; yo ya estaba en traje de baño, tiraba mi ropa y corría a meterme en el agua. No sé muy bien de qué material estaba hecha en esa época que no existía el frío ni nada, sólo importaba no perder un segundo de mi día de playa, me quedaba toda la tarde en eso, a lo más salía a buscar a mi papá para que me acompañara a capear olas, por esos tiempos mi ídolo playero era “El tiburón Contreras”, ya que él se lo pasaba nadando en la playa, como era mi máxima veraniega… ¡Uff, qué agradable era!

Luego en la adolescencia mis visitas a la playa se hacían en otro contexto, me juntaba en la casa de mi abuela también, con mi prima que venía de Coquimbo, escuchábamos en “Radio Concierto” (la antigua) un programa que tenía Lalo Mir, donde nos informábamos de todos los panoramas del día: mientras hubiera sol, el lugar donde todo pasaba era en la Playa, en el sector 5 de Reñaca, donde sólo se podía chapotear ya que la playa para nadar es pésima o peor peligrosísima; luego en la tarde-noche el lugar de reunión era la Avenida Perú con “El Súper Compo de Coca-Cola”, que era una radio con casettera (Uy qué vieja soy) donde aparecía una pantalla que proyectaba videos de los “New Kids on the Block. De estos dos panoramas debíamos elegir sólo uno, ya que primero no nos daban permiso para hacernos humo todo el día, llegando tipo 23:30 hrs. y además no íbamos a andar todo el día con traje de baño; si a las finales el llegar a Reñaca desde el cerro Playa Ancha nos tomaba como 1 hora y media iba y lo mismo de vuelta, la distancia ni el cansancio nos lo permitía; tengo tantos buenos recuerdos de esos años, que hacer memoria ya me hacen escuchar el mar...
En la foto: Lalo Mir

Ya más grande, volví a frecuentar la playa “Las Salinas” durante las mañanas exclusivamente para nadar, salía con mi papá temprano y regresábamos a almorzar a la casa de la abuelita Rosa, esos también fueron muy buenos momentos, nadar en el mar eso es lo que más me llena de energía de hecho no quiero que pase este verano sin hacerlo, entonando esa canción: “Vamos a la playa ou, ou, o”





Foto: Playa Las Salinas, autor Agualuna

11 comentarios:

Alvaro Horta Calzada dijo...

A pesar de que soy un enamorado del mar, nunca he sido tan fanático de la playa.

Un abrazo y feliz 2008!

Daniel dijo...

La verdad me gusta la playa, pero trato de evitarla para no quedar como jaiba con el sol.
Saludos

Jaime Ceresa® dijo...

Yo de chico iba a Sto. Fomingo...por laaargos años fui.-

Grandes recuerdos.

Cuídate.-

Pretoriano dijo...

Las únicas playas que me caen bien son las solitarias. Es que tenemos algo en común.

Alejandra dijo...

Mmmm, aquí no juego, la playa en verano la evito. Pero sí, quién no fue de chico, quién no tiene historias así.
Cuando uno crece aparecen las mañas...
Saludos

Monchito®, volviendo del post-natal dijo...

Hola Verito..

yo evito la playa, cuando bajo a ella voy con todo el animo..

a la vuelta a la casucha termino muy pajeadoooooo!!!

a los chicos les encanta...

un abrazo

Monchito

 kotto dijo...

aaaaahh que bonitos recuerdos... somos contemporaneos por que me acuerdo de todos esos detalles, (la concierto, New Kids jajaja)... que rico eran las vaciones cuando niños tres meses para disfrutar sin pensar en el mañana, tanto asi que aveces auno no sabía ni que día de la semana era... jejejeje

cariños

Gauzo dijo...

el verano que mas recuerdo, fua cuando me meti con una tipa que todo lo tenia, lancha, estupenda casa, padres con exelentes profesiones, era de alta calidad... y yo, un simple vago :D

clauarroyo dijo...

Lalo Mir transmitía desde la playa, por lo tanto recuerdo patente Radio Concierto. Para mí la playa es lo máximo, aunque ahora viejos nos carga el taco y la multitud, la arena es inevitable para un playero, por lo tanto no me complica. Ayer, en la noche salí y Reñaca estaba repleto, me gusta ver a los argentinos disfrutar y pasarlo tan bien, al menos esas son las ventajas de vivir en una ciudad balneario "vacaciones eternas".
Soy del 5º sector desde siempre y ahora lo comparto con mis hijos pre adolescentes, es muy divertido ver hacer a tus hijos hacer las mismas tonteras tuyas.

Tu post es muy nostálgico, también nos llevaban a Las Salinas cuando pendex por seguridad, cuando adolescentes esa playa era hasta diciembre, luego se emigraba al cementerio.

Cariños.

Isoldita dijo...

*.

A mí me encanta el mar, pero no me gusta nadar en él, o sea, la arenita y todo eso, nop. Ahí soy chica piscina, ajaja.

Pero sí me pasa como a ti, que empiezo a pensar y tengo demasiados recuerdos con ese escenario, de personas, situaciones, vacaciones y muchas cosas!

Y no sé si era por eso, si vas a o no de vacas, pero si es así, disfrute a concho la playa!
Cariños!

*.

martinez... no tenemOs ni tele dijo...

oufff... creo q necesito agua salada en mi cuerpo....

(está un poco pequeña la letra de los txt de tu blog, a pesar de ello, termino los post)


De Quino
Si le parece que una de las fotografías de este blog le pertenece y le molesta que esté aquí, hágamelo saber y se removerá, así tal cual como por arte de magia.