jueves, 20 de mayo de 2010

El año del tigre se aproximaba

Foto de una moneda que compré en una feria de antigüedades. Nací en le año del Tigre.

Dejé de escribir acá cuando empezó la comezón por los cambios que tenía que hacer a mi vida. Debían salir varias personas de escena en mi día a día y tenía que empezar a agudizar el ingenio. Mantenerme en lo mismo era seguir con un proceso de oxidación. Me atreví y renuncié a mi trabajo (15 de enero). Por ahí por 25 de enero, partimos de vacaciones con mi hija, mi tía Yunta y los sepultureros (mis primis). Coquimbo es uno de los lugares más agradables para vacacionar, se comparte con la familia, la zona es hermosa y el cambio de “switch” fue HEAVY, después de años de no levantarme después de la 8:00 AM, despertar tarde fue TOTAL. Mi hijo mayor se fue con la familia de su novia a Chillán y posteriormente se reunió con nosotras en Coquimbo, cuando ya íbamos a retornar a Santiago porque mi hija comenzó a extrañar a su padre, los planes iniciales era quedarnos hasta fines de febrero, volvimos a Santiago el 22 de febrero.

El terremoto que afectó a mi país nos encontró en Santiago, a mis hijos y a mí. Eso fue lo mejor de todo, no sé qué hubiese hecho si mi hijo mayor no hubiese regresado de Chillán, zona mucho más cercana al epicentro. La noche del 27 de febrero fue horrible, tener la sensación que todos podíamos morir fue tremendo. Todo se movía muchísimo y no terminaba nunca. Los daños materiales fueron menores, ínfimos. En los días posteriores sucedió lo del cambio de gobierno, réplicas y más replicas. Por aprensión no quise enviar a mi hija al Jardín Infantil, hasta que surgió un trabajo que me obligó a hacerlo. Para un proyecto a realizar en la ciudad de Constitución, región del Maule, por quince días se requería un Prevencionista de Riesgos (así me gano la vida). No lo pensé mucho y envié mis antecedentes, mirar las imágenes de la zona que arrasó el Tsunami me generaba mucha impotencia y me dejaba la sensación de inutilidad. Fue así como el 29 de marzo, dejé a mis hijos a cargo de mi socio afectivo (mi sponsor) y partí

9 comentarios:

Juan Q=^D dijo...

Me extravié por acá, Vero. No nos conocemos y tal vez nunca lo hagamos, pero nos gusta escribir. ¡Qué bien saber que los tuyos estás bien, y que te abres paso por nuevos rumbos!

Creo que es también es tiempo de crónica en el blog cachurero...

Saludos,

Juan

Sabina Atalaski dijo...

Verito... te extraño. Profesional y bloggeramente hablando.

¿Cuándo nos comemos otro helado en el Filippo, mi guacha?

Mil besos y que todos los proyectos estén yendo del one.

¿Es idea mía o quedó trunco el post? XD

MeriSan dijo...

Le pregunte a mi instructor de taichi:
que tan fuerte es el tigre?
muy fuerte, me dijo
-con su aura de sabiduria-

asi parece que viene el año...
a ponerle el pecho

besos!

yus dijo...

qué bueno leerte otra vez!!!

suerte con esos zarpazos!!

Vero dijo...

Qué bueno saber de ustedes!!!

Sabi, no he podido entrar a tu blog :S También te extraño. Efectivamente viene el post de Conti, me marcó mucho la experiencia, por eso quise dejarla aparte

SALUDOS A TODOS!!

Mito dijo...

Hola Vero, espero que estés bien, tanto tiempo sin pasar por aquí.


Maté a Julieta Urbana (larga historia, pero bueno...).

| - eaM* dijo...

Mucho, mucho tiempo que no pasaba por este espacio... Año movido, agitado... pero aquí estamos... poniendo el hombro a lo que sea. Cariños, Vero!!

Camila Mardones dijo...

LOSTBERRY TANTO TIEMPO!

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

De Quino
Si le parece que una de las fotografías de este blog le pertenece y le molesta que esté aquí, hágamelo saber y se removerá, así tal cual como por arte de magia.