martes, 30 de septiembre de 2008

Sí mi amor, yo también te amo


Claro, claro, claro, claro, así no más es.
Sí, obvio.
Bueno haré dieta.
Pues sí.
Necesito un mes.
Nooo, claro que no.
Bueno si tú lo quieres.
Por supuesto que llegaré temprano.
Sí mi amor, yo también te amo.

Cortó su celular y entró a la farmacia, observó que el guardia había entrado con una revista al baño, miró fijamente a la vendedora que se aprestaba a cerrar la caja, le entregó la bolsa de género gris que le confeccionó su tía y le apuntó a la cabeza con un revólver.

- No quiero chistes, Mierda. Dijo con voz firme, sin gritar y apretando los dientes.

- ¿Me escuchaste basura?

A lo que la vendedora respondió moviendo afirmativamente la cabeza.

- Coloca en la bolsa toda la plata y que sea rápido.

La vendedora se apresuró en llenar la bolsa, mientras lo hacía recordó el beso que le dio en la mañana a su hijo y el encargo de plasticina que éste le hizo.

- ¡Apúrate Huevona!.

La vendedora tiritando le entregó el bolso lleno, el hombre lo tomó y lo metió dentro de su chaqueta; saltó al mesón y agarró a la mujer del cuello.

- Nunca me viste mierda o vendré a reventarte la cabeza.

La mujer le contestó con la cabeza y recibió el golpe que el hombre le propinó con el arma para luego emprender tranquilamente la retirada.

4 comentarios:

Machelita dijo...

WUAW!!!

ME ENCANTÓ!, ENTRETENIDO, SORPRENDENTE.

MUY GUENO,
CREO QUE PASARÉ MAS SEGUIDO POR ACA ;)

SALUDOS,

Moncho® dijo...

Puta el wn violento...

pero educado (le dijo huevona en vez de aweona')...

un abrazo

Monchito

yus dijo...

o sea q cuando te piden q hagas dieta es como si te apuntaran con una pistola? ah? o me estoy volando mucho parece...

Vero Lostberry dijo...

Claro Yus, la dieta y la violencia van de la manito


De Quino
Si le parece que una de las fotografías de este blog le pertenece y le molesta que esté aquí, hágamelo saber y se removerá, así tal cual como por arte de magia.